Poesía

Cantoblanco III

Intento dar esperanzas al prójimo
cuando puedo, de vez en cuando
quizá
no es más que una proyección de mi egoísmo
para espantar el deber que vendrá sobre mí
cuando tu cadáver desnudo cuelgue desde nuestra terraza

para no llorar contigo
para no sanar tu herida que has abierto en mí

El hombre del tiempo ha dicho que bajarán las temperaturas
lo dijo la semana pasada
y el mes anterior

tal vez quiere darme esperanzas
y evitar
que volando sobre el acantilado llegue hasta las caricias del mar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s