General

El cuento de mi vida II

En una novela inglesa, que leímos a dúo con mi esposa en nuestra luna de miel, llamada El fin de la aventura, el escritor adúltero Maurice Bendrix metódicamente escribía una media de 500 palabras, de preferencia en la mañana , y que luego revisaba por la tarde. Al cabo de un año, con el método de las quinientas, se puede ser autor de una novela corta o de un cuento largo. Visto así, el asunto escritural se simplifica a estar dotado de fuerza de voluntad, una pizca de tenacidad,y sumándole, supersticiosamente, una mística coordinación de circunstancias favorables comunmente llamada: la suerte de autor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s