Poesía Molesta

Poesía Molesta II

II

íbamos por la plaza hacia la vieja estación de trenes
nos detuvimos a descansar a la sombra de los edificios y los árboles.
descansamos y miramos.
vimos el prado, vimos los árboles bellamente podados por el jardinero del alcalde
vimos las palomas durmiendo en los hombros del mapuche

el vendedor de helados yacía bajo la sombra del ulmo
el vendedor de calcetines en la otra esquina mostraba sus colores
el vendedor de aros, el vendedor de antenas para el televisor,

Martín el vendedor de pilas y radios contaba sus monedas
Marta que vende ensaladas de apio y lechuga se arreglaba la falda
el curaito Carlos orina en la araucaria sin verguenzas porque la calle es su casa

américa reunida, dijo mi compañero, el libre mercado en manos del pueblo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s