General

El pensador de Avenida Estadio

Sólo me queda el goce de estar triste.
Jorge Luís Borges

Después de recorrer la avenida adornada de preservativos usados,
latas de cerveza a medio beber; después de andar por jardines habitados
de perros sin porvenir, atiborrados de luces, bocinazos y motores inmisericordes,
me sentí ligeramente cansado.

Decidí tomar un descanso en el escaño bajo el raulí más grande del lugar;
decidí sentarme, cruzar las piernas, poner la mano bajo el mentón y pensar el futuro de la Nación.

Siento frío. Sonrío. Miro al perro que se rasca con afán sobre la vereda.
¿No tenemos porvenir, amigo. Solo nos queda el goce de rascarnos y estar tristes?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s