Traducciones

Elogio y crítica al Gobierno Comunista Soviético en la poesía de Yevgeny Yevtushenko

Josh Bazuin
Traducción de Miguel Alejo

Hasta los inicios del siglo XIX, los artistas de todos los géneros estaban gobernados por el sistema de mecenazgo, que consistía en que un benefactor pagaba los gastos del artista, y el artista a su vez componía, escribía o pintaba obras para su benefactor. A comienzos del Romanticismo, en la última mitad del siglo XVIII, el mecenazgo cayó en desuso. Sin embargo, con el advenimiento del Comunismo en 1917, este sistema retornó a Europa Oriental. El Gobierno Comunista de aquella época financiaba las necesidades de sus artistas y los artistas, a cambio, glorificaban el Estado en sus obras. No obstante, los creadores buscaban el equilibrio entre arte y autocensura cuando se referían a temas relativos al gobierno, porque si decían o hacían las cosas equivocadas, podrían ser castigados severamente. Yevgeny Yevtushenko fue un artista que vivió bajo este sistema. Es fácil encontrar instancias donde Yevtushenko se alineó con el Gobierno Comunista de Rusia, pero también, y sin importar las amenazas estatales, este artista se reveló contra él presentando sentimientos anticomunistas en su poesía, especialmente en los poemas “Irreconciliable”, “No entiendo” y “Los herederos de Stalin”.

“Irreconciliable”, escrito por Yevtushenko en 1956, comienza como una recapitulación amigable de la relación del poeta con su Gobierno. Aquel cree que la carrera literaria que los comunistas le han permitido puede intercambiarse, justamente, por su amistad, como se ilustra en el siguiente fragmento: “Ofreceré mi amistad duradera/ […] por añadidura.” Yevtushenko era muy conciente de que el acuerdo le traería estabilidad económica y con ello la capacidad de dedicarse al arte sin preocupaciones monetarias durante el camino: “Desde entonces no tuve preocupaciones pecuniarias” (5) Además, Yevtushenko señala que está “en deuda para el futuro”, y debe algún día retornar el favor al gobierno. Yevtushenko finaliza esta sección laudatoria para con la autoridad comunista con aquel pensamiento. Sin embargo, las secciones posteriores del poema critican el gobierno ruso.

“Irreconciliable” no es un poema que glorifique el sistema comunista. Incluso en su comienzo pro comunismo es posible percibir un dejo negativo. El poeta afirma, “Ofreceré mi amistad duradera y mi hostilidad por añadidura” (3,4). Esta hostilidad a la que Yevtushenko se refiere se clarifica en poemas posteriores, donde no ataca directamente al gobierno, sino que advierte las consecuencias que enfrentará si rompe las reglas. Pero no se comprometerá de ninguna manera, incluso si debe enfrentar a la muerte:

Con tantos desacuerdos en demasiados asuntos,
me es imposible conciliar con ellos.
Serán tiempos difíciles
en los que dirán:
“¡Sería mejor que refrenara su lengua!” (7-10)

Es el deseo de Yevtushenko marcar sus diferencias en materias de importancia extrema: “Deseo discrepar en grandes materias,/ no en nimiedades” (12, 13). Al autor parecen no importarle las consecuencias de sus acciones políticas, y el resto del poema ilustra el supuesto sacrificio de su carrera en la batalla contra la injusticia del sistema comunista:

para crecer y ser más fuerte
no oculto mis debilidades.
Recorro un camino incompatible
con la trayectoria profesional,
un camino empapado en desgracia.
Doy zancadas,
hablando llanamente,
sobre lo irreconciliable. (17-24)

Yevtushenko usa este poema para decir al mundo y a su gobierno que quisiera ver cambios en la manera en que Rusia es gobernada. Sin embargo, este espíritu ferviente y celoso desaparece en el siguiente poema de Yevtushenko, “No entiendo”.

“No entiendo” fue escrito también en 1956, pero es notablemente diferente que “Irreconciliable.” “Irreconciliable” revela a un poeta desenvuelto y aferrado a sus convicciones. Sin embargo, en “No entiendo” se presenta indeciso, inseguro, nos da la imagen de un ermitaño atribulado:

No entiendo
lo que me sucede.
Quizás estoy fatigado–
fatigado quizás.
Fácilmente me inquieto, me disgusto,
me ruborizo sin causa
de rubor. (1-7)

Este cambio en su visión del asunto, posterior a la escritura de “Irreconciliable”, le sobrevino luego de observar una película.

Las Murallas de Malapaga, película en la cual unos artistas son asesinados y luego su arte es destruido por el estado, provocó el radical cambio de actitud en Yevtushenko. Esta cinta fue muy influyente en los artistas líderes de Rusia, entre los cuales incluimos a Yevtushenko (Reavey 269). Es patente que nuestro artista tomó el parlamento del personaje principal, Peer Gynt, muy en serio:

La revelación de Malapaga,
aquella de Peer Gynt,
parece, ahora,
aplicarse a mí. (34-37)

Como reacción a esta película, Yevtushenko se alejó de todos los asuntos artísticos, como se aprecia en el siguiente fragmento: “Me retiro a mi caparazón, /temo al arte como al fuego” (32,33). Cree que las personas piensan que él y su obra no son buenos:

Pero la gente insiste…
en que no soy bueno,
en que no estoy vinculado a la vida (39-41)

Sin embargo, Yevtushenko no está únicamente enfadado y temeroso del público ruso porque éste rechaza a sus artistas; sino que también experimenta emociones similares, enfado y temor, cuando escribe sobre el Gobierno.
Yevtushenko cree que el gobierno quiere asesinarle. El usa la GUM, el almacén estatal en Moscú (Reavey 263) para personificar a Rusia bajo el gobierno de una vendedora. Él dice que el gobierno está midiendo las pulgadas de su cuello para conseguir una cuerda para colgarle:

Sucedió en el GUM no hace mucho tiempo:
…….
una vendedora de rizos desordenados
de manos ineptas pero encantadoras
midió las pulgadas de mi cuello. (8-13)

Yevtushenko reacciona al sentirse atacado, criticando al gobierno. Señala que Los Comunistas tienen “manos ineptas pero encantadoras” (12). Esto puede interpretarse en el sentido de que si bien el ideal comunista es muy atractivo, el gobierno ha dirigido los asuntos de Rusia ineficaz e incompetentemente. Yevtushenko usa “No entiendo” no solo como una batalla en pro de la libertad artística y para criticar al gobierno, sino que también como un llamado al pueblo ruso para salvar a sus artistas.
“Los Héroes de Stalin” (1962) es un poema completamente diferente de “Irreconciliable” o “No entiendo”. Mientras estos poemas tratan sobre Yevtushenko y de sus interacciones con el gobierno de Rusia, “Los Héroes de Stalin” es un ataque directo sobre el líder soviético, su legado y sus sucesores. Yevtushenko acusa a Stalin de:

abandonar
a la gente de bien,
falsas acusaciones,
y del encarcelamiento de hombres inocentes. (40-43)

El autor critica a Stalin por engañar al pueblo con historias de brillantes victorias de la Segunda Guerra Mundial mientras la gente moría de hambre. Acusa a Stalin de aterrorizar a sus súbditos y de cometer terribles atrocidades para ganar su lealtad. Yevtushenko finaliza condenando a los héroes que sucedieron a Stalin. Señala que ellos se esconden entre ellos mismos esperando el día en que puedan retornar y restaurar el régimen estalinista. El poema revela que el poeta está enfurecido a causa de Stalin y sus acciones y hace un llamado al gobierno a:

triplicar los centinelas que vigilan el área,
para detener a Stalin en su eterno retorno,
y así, detendiendo a Stalin,
detener el pasado. (31-34)

Yevtushenko está fatalmente temeroso de los efectos que Stalin provocó en Rusia que incluso ataca su legado en el poema.
Yevtushenko creó poemas que alaban y reprenden al gobierno comunista de Rusia. Los poemas “Irreconciliable”, “No entiendo”, y “Los héroes de Stalin” son las experiencias, buenas y malas, que Yevtushenko y su país tuvieron bajo el régimen. Mientras por una parte laureaba al gobierno en su poesía, al mismo tiempo lo criticaba. Las motivaciones de Yevtushenko para escribir estos primeros poemas es clara: su deseo de ver cambios en Rusia. Esperaba preservar lo bueno de su sociedad a través de la alabanza, y reparar el mal y los aspectos adversos a través de la crítica. El objetivo de Yevtushenko es honorable y, del mismo modo, él también.

Bibliografía Consultada

Reavey, George. Notes in Early Poems by Y. Yevtushenko. New York: Marion Boyars, 1989.

Yevtushenko, Yevgeny. “The Heirs of Stalin.” Early Poems. Trans. and Ed. George Reavey. New York: Marion Boyars, 1989. 161- 165.

Yevtushenko, Yevgeny. “I Don’t Understand.” Early Poems. Trans. and Ed. George Reavey. New York: Marion Boyars, 1989. 45-47.

Yevtushenko, Yevgeny. “Irreconcilable.” Early Poems. Trans. and Ed. George Reavey. New York: Marion Boyars, 1989. 17

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s