Poesía Molesta

Barbas

El pecado es como la barba.
Peludo, un vello molesto, persistente, no ceja.
Te afeitas el lunes por la mañana, y el martes ya sientes el renuevo de culpa hirsuta, áspera.

El pecado es un órgano muy nuestro, muchachos.
Es el órgano que Nuestros Padres implantaron.
Queremos reventarlo como se revienta una espinilla frente al espejo.
Tratamos de extirparlo con supersticiosas
cirugías espirituales que nos recetó un amigo.
Pero nos morimos en pabellón, siempre, a diario.

Quienes amamos vivir, entonces, resignados, compramos una buena rasuradora.

Un comentario sobre “Barbas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s