General

La navidad llegó, la navidad pasó

La navidad siempre me encuentra cansado de vivir
Cansado de Londres
Cansado de actuar el rol marchito

Me transformo de fierro anual
en amapola cortada al fragor del verano.
Para navidad estoy marchito, mustio, flemático, reitero.

Frente al pino plástico de la natividad, adornado con borlitas, cintas
y con irrisoria nieve sintética del hemisferio sur, la madre del hablante
intuye mi situación: “¿Por qué tan delgado, hijo?”.

No me ocurre nada.
Ejecuto con virtuosismo una sonrisa natural, auténtica, autóctona del rostro mío.
Supongo que disipo su temor. Supongo.
Soy un ciudadano del 21, quisiera decirle, soy un fingidor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s