Poesía

La sed en tu ausencia

En la jerarquía de soledades
tú eres el que dice adiós y fecunda.
Vienes, penetras, vas,
y dejas un embrión de trueno,
y dejas el rayo que electrocuta las horas.

Pero hoy son tan eternos los días de enero,
como sumergirse en el sinfín de un dios diabólico;
son días que ahogan,
con bolsas de supermercado,
nuevamente el corazón.
¡Y dentro: un mundo tiznado que te grito,
el símbolo comercial de la desgracia,
la voz que quiero que oigas traspasar el espacio insalvable!

Transformas el tiempo en vieja carreta de bueyes,
en un mugido de lo que no debería existir,
en el devenir de un invierno petrificado.
¡Cuánto afán en mi sed de madre!

Anuncios

2 comentarios sobre “La sed en tu ausencia

  1. Ahora sí. Amor, lo que decía el post que no se publicó es que me encanta que escribas estas cosas tan perfectas para mi, como soy la inspiración en este caso, te daría todos los premios nobel de literatura y concursos que existen y por existir…
    T.M.D.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s