Poemas de Agua

Seco

El fuego escarbó hasta los pozos.
El verdor de las aguas, profundo, 
marchó a un destierro de oasis y plutarquía.
La madre está en la montaña de fiebre,
encerrada en tu luz de la muerte.

El sol quiere dormir en la pradera su siesta de mediodía.
Pero las hembras, agobiadas, no están dispuestas al amor.

Y la sangre marcha a su destierro incendiario.
No hay clamor en los gemidos.
Y el dolor sucumbe antes de llegar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s