Poemas Numerados

XIII (De poemas Numerados)

A veces la plena juventud nos reboza la memoria
de grandes, ínfimas gestas y tantas pútridas epifanías…
Y nos llenamos de absurdas, pero amigables, costumbres tan habituadas a nosotros
y tan perversas, y tan benévolas
que mañana, inexorable, morirán ahogadas en el barco infame que fueron puestas.

Acaso, para algunos de estos pajarracos ateridos el olvido es Instrumento,
piedra personal contra sí mismos
piedra personal que nos ayuda a flotar en mares desbocados de selva;
acaso es técnica de avance en aquellas morales tan nuestras,
tan indígenas de su tiempo y su lugar.
Acaso es borrador del escrito derrotero, acaso es tiempo contra.

Y no se concedió la voz gruesa, heroica del indio a nuestras gargantas enfermas de pueblo,
afiebradas de vitalidad fútil, para gritarle a nadie;
Aquella voz valiente se nos quedó ronca antes de llegar a nosotros:
dormida en las áfonas cuerdas que tañen el silencio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s