Prosas

La señora de X en el desagüe

Entonces, habiendo no resistido la fatiga del día, no tolerando la indiferencia de sus ojos que la televisión preferían como ya cotidiano oprobio, escupió una cachetada que rompió el aire. La primera gota de sangre resbaló por el labio carnoso de la mujer: todo había comenzado y ya no podía detenerse.

Como siempre nos confirma la nostalgia, los primeros días de conocerse fueron idílicos. Él, Carlos, era moralmente perfecto, religioso, y esto sedujo a la mujer, porque el Príncipe Azul de su cultura exigía tales atributos. Ella, Andrea, la seducida, ni menos ni más era el yugo igual recomendado por cualquier rabino: una hembra, aparte de bonita y de culo erguido, en perfecta concordancia con la doctrina del Santo Apóstol. Pasado el tiempo de una corta amistad, casi obstaculizadora de la pasión, y como es normal en nuestros jovenzuelos, todo se desencadenó según el desarrollo normal de las parejas: besos, manos juntas, besos en… El amor de significado sincero que se profesaron desde un comienzo poco a poco sustituyó a Dios, y llevó a la feliz pareja a la intimidad más profunda posible: el coito humano. El acto sexual hizo amarras tan gruesas que ni el Destino (esa infinita cadena de causas y efectos), aunque propuesto lo hubiese, pudo separarles ni la carne ni el alma.

Sin embargo, se dice, y se dice bien, que los defectos, la faz del alma verdadera, se agazapa y espera paciente hasta que la pasión se escurre y deja mínimas fisuras; y aparece con el tiempo, disolvente universal, la mancha del acto; y por esas mínimas fisuras se mira el defecto, se ve y se cuela el egoísmo como un perfume, hasta que impregna los asuntos más cotidianos y baladíes. En definitiva se destruye hasta el amor más prometido, como alguna vez lo intuyó la conciencia religiosa de Carlos superficialmente. Es probable encontrar algo de esta luctuosa dinámica del amor en los motivos del señor X, un ser religioso; dinámica que me propuse esbozar sucintamente, sin rigurosidad. Hace ya tiempo el ser-religioso, en algunas culturas, no es opuesto al ser-asesino. Hay un poder justificador en la fe…

Exactamente, la primera semilla de este horror-crimen, si se me permite esta imagen de parábolas, se sembró en el instante del celo que proviene al descubrir el libidinoso pasado del otro, de la pareja, pasado que en este siglo de apología de la promiscuidad es muy vasto. No tuvo X la normalidad para digerir (¡la normalidad!), ni siquiera la voluntad de olvido para apaciguar el dolor recalcitrante de los viejos pecados. Fue su mente incapaz de un discernimiento esencial y básico: la distinción entre lo pasado y lo presente. Hizo, desquiciadamente, historia contemporánea de todos los pormenores que su mujer le refirió, ingenuamente, en muestra de confianza absoluta. El corazón se le atolló de rabia ante amores y deseos y fruiciones pasadas, en un espasmo espeso, sin saber si a causa de celos inútiles o si a causa del descubrimiento de la imperfección moral o si a causa del pecado en el ser que creía más perfecto, la mujer, su mujer. Así que la mató, según él, porque se lo merecía.

El narrador, antes de continuar el detallado desenlace, se declara incompetente en su carne. Ha querido reflexionar en torno al tema escabroso, pero no encuentra justificación. Piensa que los hechos son atribuibles a pulsiones animales que aún habitan en nosotros; pulsiones que la evolución, en su tardo avance de buey, no ha podido desterrar. Pulsiones que, afortunadamente, la mayoría de los hombres domina bajo diversos pretextos: la religión, la moral, el amor o un vago concepto del éxito.

Y ya no podía detenerse. Después de la cachetada, frágil en el suelo, de una firme patada la destungó como un niño mañoso descabeza un geranio. Se partió el cráneo, como una fruta sabrosa, contra la mesita de centro. No había dudas, por el desparramo de sesos, de su muerte. El último problema antes del remordimiento que sigue al crimen pasional ejecutado con mínimo método, es asunto común a todo asesino: el desaparecimiento del cadáver. Sin duda con otros fines más piadosos, el Dios de X había movido los hilos de la vida para que al momento del arrebato se encontrara entre los utensilios de la casa una juguera, aparato moderno y práctico que había demostrado ser muy bueno para moler el maíz y los huesos de las celebradas cazuelas (atributo más famoso de la muerta, después de su devoción al marido). X pensó: “…la juguera…”. Y fue cuestión de una sola semana parsimoniosa. La cortó en trozos el martes; el miércoles los hirvió, para ablandarlos, en la olla; el cocido de la olla, a la juguera, un viernes. Hizo zumo bastante espeso de cada miembro de la mujer. Y se deshizo del cuerpo, y talvez del alma, gota a gota por la cañería, el domingo.

7 comentarios sobre “La señora de X en el desagüe

  1. Wuau, qué te puedo decir
    un cuento con palabras y forma de expresión muy bien trabajadas a mi opinión, miu bien dichas, como si fuese tu lenguaje natural
    pero hay ciertas cosas mmmm
    cosas que me deja este cuento
    sentimientos encontrados
    que despues tal vez, si el destino y mente nos señalan
    conversaremos

  2. OHHH A PESAR DEL TREMENDO CAÑAZO QUE POR HOY NO ME DEJA EN PAZ NI PARA PENSAR O LEER (conchesumadre wn) UFFFFF DEBO DECIR QUE ESOS SESOS Y ESE GOLPE EN EL CRANEO QUE PROPINA ESTE SUJETO A SU MUJER ALIMENTAN MI PERTURBADA IMAGINACION. ES CIERTO, LO CONFIESO, ME OBSESIONAN LAS IMAGENES POLARIZADAS. LA RELIGION, EL SUJETO MORALMENTE INTACHABLE, UN HIJO DE PUTA BIEN CORRECTITO COMETIENDO ACCIONES DE VIOLENCIA DE MUERTE Y DE PECADO EXTREMO QUE ME CAGO QUE ME EXCITAN (soy un enfermo mental, ya lo dije). SI HUBIESES LOGRADO ENCAJAR UN ACTO MAS RADICAL AUN COMO UN MOMENTO DE NECROFILIA (Perversión sexual de quien trata de obtener el placer erótico con cadáveres.) EN TU CUENTO, Y SOBRE TODO SI LO HUBIESES HECHO CON ESA ELEGANCIA QUE YA ESTOY NOTANDO EN LO ESCASO QUE HE LEIDO DE TI, VIEJO CREEME QUE ME HABRIAS DEJADO CONTENTO A MI Y AL DIABLO, BUENO NO ES QUE ME AGRADE EL DIABLO, LO QUE OCURRE ES QUE TENGO LA SANGRE MEDIO HELADA Y ME ATRAEN LOS LUGARES CON TEMPERATURAS QUE HAGAN FUNCIONAR EL METABOLISMO DE ESTE ESPIRITU DE TEMPLE ARCANO. SOY UN REPTIL COMPADRE Y ME GUSTAN LAS PRESAS GRANDES Y LAS IMAGENES POETICAS AMPLIAS Y CONTRASTANTES. JE JE EL DIABLO SE RIE, SUPONGO QUE A EL TAMBIEN LE GUSTARIA FOLLARSE UN CADAVER. EL DIABLO ES UN CERDO, PREFIERO NO METERME CON ESE VEJESTORIO, ES UN MAL EDUCADO. DE AHI LEO OTRO TEXTO TUYO CHAVELA.

  3. la raja tu cuento wn
    creo q en muy pocos textos he leido una descripcion como la q tu hiciste acerca de las etapas de la pareja, eso lo convierte en algo universal y cercano a cualquiera. ese catalizador aumenta el poder del desenlace cerdo y macabro.

    mi unica observacion seria el uso de los adjetivos, hay q tener cuidado con palabras como “bello”, “perfecto” u otras q dejen a la descripcion totalmente en manos de la subjetividad del lector.

  4. oie si wn bueno el cuento me gusto mas que la chucha, estoy impresionado, pero ten cuidado con afirmaciones que puedan rozar en lo pedantesco. la pedanteria es mi principal ostaculo a la hora de… tu sabes. ¿no sabes? no importa ya no se que digo (tengo un poco harto de caña nuevamente discupla) ehhhh algun ejemplo de pedantería? uff, eh. tengo paja me viro wn. ya chao wn. oie y salgamos a beber unos vodkas uno de estos dias para hablar algun alguna idiotez.

  5. Elegante morbosidad…morbo de salon…asi podria describir o categorizar este cuento, leyenda, mito lo ke sea.Palabras crudas, e imagenes duras y musicales… no tengo mucho ke decir solo ke me gusto, tan tan!

  6. Hola solo para saludarte
    la verdad ni siquiera lei tu cuento
    igual me imagino que de alguna forma tiene que ser interesante
    bueno que este bien
    hace tiempo que no nos vemos
    si, hace tiempo
    saludos
    y si no te acordai quien soy (yaaaaaaa no creo que sea pa tanto)
    igual respondeme pu
    Nati

  7. …y nos refugiamos en creencias para que la vida tenga algun sentido…

    “usted no lo haga” …dicen…

    pero basta un pequeño cambio para que nos desconfiguremos y seamos como fuimos y seremos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s