Poesía

Aro perdido

Ella, la niña fecunda de cualquier hogar,
perdió su aro.
Todas pierden aros, le digo.
Pero llora, no hay caso; sus manos en los ojos
intentando hacer represa con la pena.
Pero llora, no hay caso.

El aro, jamás hayamos.
Y Ella, la niña fecunda de cualquier hogar,
jamás dejó el llorar.

Anuncios

3 comentarios sobre “Aro perdido

  1. MMmm
    mm
    m
    espero que no se trate de mi jaj porque se me han perdido varios…
    no sé si entender este poema literalmente o tiene algo de metáfora escondida mmm
    mm
    T.A.M.

  2. esos cambios de engranaje realmente me fascinan: “El aro, jamás hayamos.”. se quiebra el ritmo inicial, encajaste un hiperbaton de una manera muy sutil y potenciaste el fondo de todo el texto. forma y fondo. finalmente te haces cargo, en el ultimo verso, de lo que dije recien: “jamás dejó el llorar.”, rompes una logica y se crean progresiones ritmicas al nivel de sintagma y paradigma simultaneamente. es una buena manera de pasar por las letras sin caer en el tedio de lo que ya sabemos que viene y cómo se viene, porque lo hemos experimentado demasiadas veces leyendo viejos y ñoños lirismos que ya no nos causan ninguna agradable sorpresa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s