Prosas

Ejercicio en rosa o anécdota del sentimiento

Si ella es muy linda, como es el caso, se debe decir ella es preciosa; preciosa con maquillajes y aun más hermosa sin ellos. Hablo de una mujer, pero no de cualquiera. Su pelo, común y reiterado en muchas descripciones, es castaño, a veces negro, pero siempre liso como de secretaria. Sin embargo, la mayoría de los hombres recibe un espasmo con la ese ajustada de su figura. Como es ya evidente para el lector, me enamoré de ella antes de la primera vista; y ahora digo, exagerando un poco, que ella es mi Destino y algo más. Incluso, ya que gusto de escribir, lo hago sin escrúpulos en los baños públicos: “Dios pasó a un segundo plano”, anoto, aludiendo herméticamente a ella. Reconozco que su carácter no presenta demasiada novedad y posee todas las mañas femeninas y las aficiones, pero aún así en los pocos momentos que estoy con su cuerpo una alegría musical me invade; a veces, por ejemplo, al compartir una banca el simple roce de un hombro puede detonar el efecto, siempre más grande que su causa. Yo no estoy seguro si hay razones para estar así, como se dice en el abarcador estilo de los enamorados. A veces, intentando explicarme, esbozo teorías en las que articulo, por ejemplo, su risa rara y perfecta con su coqueteo incansable e inocente; pero la respuesta nunca es satisfactoria y me agoto siempre en el intento. Reconozco también que disfruto pensando en ella, como un juguete para mi intelecto, y, por su puesto, para mi sexualidad solitaria. A veces la hallo en nocturnos sueños, con un dejo de pena y algo de ganas, y con una moral distinta.

Anuncios

8 comentarios sobre “Ejercicio en rosa o anécdota del sentimiento

  1. salvo el detalle de la ese ajustada de su figura, pues no provoca muchos espasmos a los hombres, este “ejercicio” es para ella…

    …investida de una luz tan potente que no deja de deslumbrarme.

    saludos compañero y persevere, y aunque te de pudor, o alegría, no sé, me gustó este ejercicio.

    juan méndez

  2. Sí, es un poco bajita. Pero su pelo rojo… Pero no, creo que me equivoco: ahora es de otro color el pelo, un color de anteojos.Pero me equivoco otra vez, y esto es infinito.

  3. Bien, sí percibo algo, y me gusta el ejercicio confieso.
    Veo que el poeta ha madurado y que tb se atreve a sucumbir a ciertos sentimientos de enamoramiento, a aceptar a sentirse más que embelesado por una mujer, claro todo esto bajo el contexto del ejercicio.

    Hace tiempo que do visitaba tus bitácoras. Veo que renovaste el lugar y los colores (muy Din2). Si me permites, me produce risa leer los comentarios que te dejan, algunos son muy similares a los post de los flogs, no comentan mucho la verdad, esa es una crítica para tus “comentaristas” jajajaja, que do se vayan a sentir.

    Bien Miguel, que estés bien y que te siga haciendo feliz la chica de “la ese ajustada de su figura”

    jijijijijiji

    Bendiciones

  4. Ah, mis comentaristas: no sé si quererlos o darles con un palo. Es que si algún día ellos no vinieran, me dejaran solo…¿qué será de mí?

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s