Élegos

Élego V

Poca felicidad me traes poesía.
A mi barba cansas, a mis pies negando.

Qué plumas apagadas dispongo en las banderas duras.
Sin ya qué hacer en la vida, sin ya que hacer.
Rosa cardinal del hastío.

Anuncios

10 comentarios sobre “Élego V

  1. triste
    como un perro.
    espero los días
    buscando una pista en
    los rincones de soledades
    pero nadie está tan solo
    como yo.
    buscando pistas

  2. supongo si mis claculos no estan mal, que cumpliras 20 en agosto. Increible como escribes.. fecundas las imagenes que cargo aqui, en mi cabeza. Un placer leerte!

  3. jejeje…Mi cabellera nunca será Fútil…tiene su historia y su importancia para mí…tendrá valor hasta el dia que quede Calvo..:(

    Te referias a mi cabellera o no?? 😛

  4. Es muy cierto eso de la enfermedad. Estar enfermo es siempre un agobio. Considero bueno estar enfermo de muchas cosas. Pero hay cosas imposibles en apariencia. El hombre está cansado de ser único.

    Saludos

  5. Creo que adivino esa imagen de las plumas: la apariencia de las aves, de espiritus que vuelan, prestadas a la mano, como instrumento de trabajo al escritor. Eso era más claro antiguamente, cuando de verdad las plumas de escribir eran plumas. Si están apagadas (las plumas, plural), como suele suceder, la apariencia(s) del escritor, esa en la que deja sus esfuerzos, también pierde la gracia. Eso es motivo de tristeza. Así que estemos tristes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s