Prosas

Ejercicio VIII

Accedo ha contar la historia por tu sola insistencia y, también, por lo poco que el protagonista me interesa; esto no quita que el antihéroe sea mi abuelo y tampoco quita el destino circular que esta relación de genes conllevará. Una empleada con matrimonio e hijo único es el resto del reparto; también es posible que tú seas un tercer personaje y el deseo carnal de mi abuelo un cuarto. Los acontecimientos ocurren en una casa de campo y se consideraban estricto secreto familiar; no revelaré detalles geográficos ni nombres personales. Mi abuelo se acostó con la empleada y estuve allí. Y eso es todo mi pudor de infancia.

3 comentarios sobre “Ejercicio VIII

  1. Iba muy bien; el final golpea por lo brusco.Está admirablemente escrito;en una frase se están diciendo muchas cosas. Al releer, ya con el final sabido, el releer, la relectura -estoy tratando de decirlo- no trae toda la riqueza del “cuento” al cerebro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s