Poesía

Viejos

El domingo de mi abuela se cansa de vivir con todos sus huesos;
y el quejido de la sartén gana, lejos como el más sordo del año.

Y antes de un abrazo lloro, o llora el poeta;
y harto lloramos, nieto-abuela, abuela-poeta
una lágrima, que siempre cae joven con los cansancios
más extremos, más dominicales,
más en esta mesa esencial, húmeda, y anónima que dista.

Anuncios

4 comentarios sobre “Viejos

  1. Que duro es saber que hoy el cielo gris cae sobre un techo temucano…sobre personas conocidas y al mismo tiempo tan extrañas para mi. Eres mi poeta, ALejo…o miguelito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s