Poesía

II

A veces llega un circo y reemplaza todos mis gestos:
el beso de un camello, la zanahoria de un camello
hacen que olvides el abrazo de mis caderas urgentes.

Pero siempre marcha y quién sabe qué lugar mañana.
Y ya lo ves mujer: donde hubo una gran carpa de colores
ríe tu soledad desde lejos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s